Pastel norteño de choclo y zapallo ... mi receta BBSS Primavera - verano (europeos)

/ 16/5/13

Luego del éxito de convocatoria que significó el primer reto BBSS organizado por Marisa de Thermofán, la llama quedó encendida y fue cuestión de tiempo que saliera al ruedo la segunda edición. En esta oportunidad, se trató de colectar recetas con la misma iniciativa (ser buenas, baratas, sencillas y sanas) pero sumadas a un lema:


La patata no es solo brava (para recetas saladas) 
El chocolate puede ser demoníaco (para recetas dulces).

Coincido plenamente con la declaración de principios de Marisa y las razones que la llevaron a involucrarse de manera tan activa y proactiva en un proyecto como este. Por alguna motivo, nos estamos olvidando de comer como un acto social y familiar que proyecta lazos sólidos de afecto y empatía. Para peor, las sucesivas crisis que de uno y otro lado del mundo se han suscitado, generan cada vez más pobreza y el consecuente hambre material, moral y cultural que esta conlleva.



Entonces, quería participar con una receta significativa, no solo por la receta en sí misma, sino ante todo por el profundo afecto que le tengo a Marisa pese a la distancia y sin conocernos personalmente (¡confío en que la vida nos dará esa oportunidad, querida amiga!). Y quería que fuese una receta con significado local, colores y sabores de mi tierra que se extienden a través del mar...

Hablemos de la receta. La idea de base está tomada de un antiguo recetario de Knor-Suiza que vino entre la gran cantidad de recortes y apuntes varios que junté durante años; y digo vino porque, literalmente, viajó desde la casa de mi mamá hasta mi propia casa el día en que me casé. Era una especie de pastel de carne versionado con productos un poco más autóctonos, tanto así que al principio unía ambas recetas: pastel de carne + zapallo en el puré + granos de choclo/maíz en el relleno. Finalmente llegó el día en que me animé a prepararlo tan cual: sin carne y con mucho zapallo en el puré. Desde entonces es uno de los platos favoritos de mis hijos y mi esposo y, aun más, de todo aquel que se ha animado a probarlo.

Así que ciertamente los invito a preparar y probar esta receta BBSS. Y aquí estaré esperando los comentarios, por supuesto.



Finalmente y por esas casualidades que siempre ocurren (y disfruto) esta mañana, muy temprano, escuché que es la fiesta de San Isidro Labrador, patrono de los labradores del mundo (luego vería en Bloglovin la cantidad de recetas para la ocasión considerando que el patrono de Madrid y varias ciudades españolas más). Me gustó la coincidencia, como decía, porque esta receta está tomada de la huerta, sin dudas: cebollas, maíz, zapallo o calabaza, pimientos ... todo lo que el campo pródigo nos da a través de su fertilidad sutil y el trabajo laborioso y paciente del buen labriego.  (Nótese que esta entrada estaba inicialmente prevista para ayer, 15/5, día en que efectivamente cerraba la convocatoria del 2° reto BBSS y efectivamente festividad de San Isidro, patrón de los agricultores del mundo y de la mismísima ciudad de Madrid.)


Pastel norteño de zapallo y maíz (4 porciones)

Ingredientes

Relleno:
2 cebollas chicas (aprox. 200 g)
1 1/2 pimientos (aprox. 300 g, pueden ser rojos, verdes, amarillos o una mezcla de todos ellos)
2 choclos -maíz en marlo, maíz con hueso- (aprox. 2 tazas de granos ya cocidos. También se puede usar una lata grande de choclo/maíz en granos)
1 cebolla de verdeo chica (2 cucharadas de la parte verde cortada en rodajas)
1 huevo duro picado groseramente
sal fina, en cantidad necesaria
pimienta, al gusto
ají molido, 1 punta de cuchillo
canela, 1/2 cucharadita de café
pimentón dulce -tipo español-, 1 cucharada de café
aceite de oliva (también puede usarse maíz o girasol, indistintamente), 2 o 3 cucharadas

Puré para la base y la cubierta:
3 papas/patatas medianas (aprox. 750 g.)
1 rodaja de zapallo (calabaza o zapallo anco también van muy bien, 400 g. apox.)
1 cucharada de manteca/mantequilla
100 cc de leche
sal y pimienta para condimentar
100 g. de queso fresco en cubos de 2 x 2 cm (cuartirolo tipo lombardo, mozarella o cualquier otro queso que funda al calor) 
semillas de zapallo tostadas y saladas (según las instrucciones de Agustina)
rocío vegetal para la fuente (mantequilla/manteca/aceite/ghee)

Preparación

Relleno
Hervir los choclos/maíz en abundante agua con sal por unos 10 minutos o hasta que estén tiernos (las variedades de choclos actuales no requieren más que ese tiempo de cocción, pero es probable que los choclos orgánicos precisen de un tiempo bastante mayor). Retirar del agua y enfriar. Con ayuda de un cuchillo de buen filo desgranarlos y reservar. No desechar el agua de cocción.
Picar la cebolla y el pimiento en brunuoisse. Reservar. Cortar la parte verde de la cebolla de verdeo en pequeños aros y reservar.
Llevar a un fuego alto una sartén de fondo grueso (esto es muy importante para que nada se vaya a pegar) con un par de cucharadas de aceite. Una vez que el aceite tomó temperatura ingresar la brunoisse de cebolla y pimiento. Salar ligeramente y bajar el fuego. Dejar cocer hasta que la cebolla tome un color ambarino y comience a caramelizar, a la vez que el pimiento haya perdido completamente su turgencia (esto, a fuego medio a bajo, lleva aprox. 20 minutos; pero todo depende del tamaño de la hornalla, claro).
Agregamos los granos de choclo y algunas cucharadas del agua de cocción de los mismos. Dejamos en el fuego por uno 5 o 10 minutos, hasta que el líquido se haya reducido por completo. Condimentamos con
la sal, la pimienta, la canela y el ají molido. Apagamos el fuego y añadimos, por último, el huevo duro groseramente picado y la cebolla de verdeo que habíamos reservado. Dejamos que pierda temperatura. Mientras tanto ...

Puré
Lavamos y cepillamos las papas muy bien. Lo mismo hacemos con el zapallo, al que le retiraremos las semillas y las reservaremos para tostar. Ya todo limpio, acomodamos las papas enteras y con piel junto al trozo de zapallo en una cacerola con agua fría y  llevamos a ebullición. Una vez que rompió hervor, bajamos el fuego y añadimos algo de sal gruesa. Dejamos cocer a fuego bajo hasta que las papas estén tiernas para puré (esto es que al pincharlas con un cuchillo se desprendan de él).
Retiramos la pulpa de zapallo con ayuda de una cuchara y pelamos las papas con ayuda de un lienzo (siempre con cuidado de no quemarse porque papa y zapallo deben estar MUY calientes para que el pué quede sin grumos). Con ayuda de un pisapuré hacemos un puré (valga la redundancia) que condimentaremos con sal, pimienta y la manteca. De ser necesario añadimos la leche, igual este puré debe quedar más bien seco.

Armado
Untamos una fuente que pueda ir del horno a la mesa con rocío vegetal (también podría ser aceite o manteca) y cubrimos el fondo con una capa de puré (la mitad de la preparación). Volcamos sobre él el relleno de vegetales y cubrimos con el resto del puré, cuidando de  reservar 1 o 2 cucharadas generosas. Incrustamos sobre el puré los cubitos de queso y los tapamos con las cucharadas de puré reservadas. Por encima, esparcimos las semillas del propio zapallo tostadas y saladas.
Llevamos a horno fuerte, por unos 15 minutos para que tome temperatura y el queso se derrita en el interior del pastel.
Servimos y disfrutamos en familia como corresponde a una receta BBSS. ¡Gracias, Marisa, por ayudarnos a pensar en estas cosas!



Traducción de ingredientes 

Como toda receta local, este pastel podía traer algunas complicaciones en cuento al nombre de los ingredientes, así que le pedí a Marisa que oficiara de traductora de la ONU y me hiciera notar qué denominaciones podían causar complicaciones. Acá hay una foto de los ingrediente con los nombres locales y sus acepciones posibles.
Lo que más me ha sorprendido es lo que refiere al pimiento rojo, también llamado ají morrón, pimiento morrón o morrón, simplemente, aun pimentón en algunos países. Ese mismo pimiento en las verdulerías locales se consigue de tres colores: rojo, verde y amarillo. Luego también se puede conseguir pimiento calahorra, que es siempre es rojo y hasta una variedad similar al  pimiento del piquillo que tiene denominación de origen. Entonces, a falta de pimiento fresco una buena conserva de pimientos en aceite funcionará de maravillas. 


Nota del editor:
Como habrán notado, estoy inmersa en medio de un rediseño absoluto del blog. Pensé en encomendar esta tarea a un profesional, pero ciertamente tengo bastante en claro qué quiero así que decidí intentarlo por mis propios medios. Espero tener éxito y en breve ofrecer un blog de lectura más amena y sencilla.

15 comentarios

  1. Que rico este pastel, me apunto la receta. Pásate por mi blog cuando quieras, te he dejado un regalito. Besos
    http://lacocinavioletadecarol.blogspot.com.es/2013/05/pincho-de-atun-y-pimiento-y-dos-premios.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carol. Qué grata y sorpresiva visita. Me alegra que te gustara la receta y espero que tengas oportunidad de preparala. Paso por tu blog. Cariños

      Eliminar
  2. Hola Silvia:

    Me encanta tu nuevo diseño del blog. Va todo muy bien.
    Hermoso el mosaico de fotos del pastel. Lo que más me gusta de esta receta es lo nutritiva que es.

    Que tengas un buen día.

    Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cecilia. Siempre tenés una palabra amable para conmigo y mi trabajo. También rescato especialmente e valor nutricional de esta receta, con ingredientes tan sencillos en estas tierras americanas... a veces parece que la nutrición tiene que ser algo complicado y se trata, apenas, de mirar qué nos da la tierra.

      Eliminar
  3. Querida amiga Silvia, la tardanza se acepta porque la receta viene allende los mares y con todo el cariño que expresas en tus bonitas palabras. Me iba a la cama porque estoy muy cansada pero pensé que podrías haberla publicado y no quise esperar hasta mañana. Para mí también sería precioso poder encontrarnos algún día, pero me parece que por ahora está bastante complicado.
    La receta me ha sorprendido muchísimo y las fotos hablan por sí solas. No sé si has puesto en qué apartado la incluyo, pero creo que es muy contundente e iría muy bien como plato único, pero eres tú quien decide.
    Es verdad que el blog ha mejorado muchísimo y se agradece tu esfuerzo, que seguro que es mucho.Veo que ahora ya por fin me puedo suscribirme por email y lo haré en cuanto termine de escribir.
    Me permitirás que sea mañana cuando lea tranquilamente el texto porque en estos momentos soy incapaz de hacerlo correctamente. Me muero de cansancio y de sueño. Llevo muchos días con el BBSS hasta muy tarde y durante muchas horas al día.
    Nuestra lengua es tan rica, pero a veces los vocablos y los productos son diferentes y aunque Ya he visto que has hecho el esfuerzo de duplicar vocablos, necesito tener los sentidos despiertos para ver si hay que aclarar o cambiar algo.
    Una receta BBSS que como todas las anteriores engrosan ya un gran número de sabores, esfuerzo, cariño, empatía... y mucha generosidad.
    Besos muy fuertes de tu amiga de Valencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marisa: ¿qué puedo decir ante palabras tan llenas de afecto? Solo que es para mí un placer y un honor poder participar en esta convocatoria de buenas voluntades y mucho más si lo puedo hacer transmitiendo un poco de la cultura gastronómica local.
      Creo que las correcciones van a dar sus frutos. Igual, sigo al pendiente por si resta modificar algo más.
      ¡Cariños infinitos!

      Eliminar
  4. Una receta fantástica, Silvia con ingredientes sencillos y sanos, como pide la convocatoria, pero con una presentación espectacular. Qué sorpresa cuando metes la cuchara en la fuente y encuentras ese relleno.

    Conocí la convocatoria de Marisa pero me ha sido imposible organizarme y participar. Seguro que ha habido propuestas muy buenas con las que todos podremos disfrutar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó tu descripción acerca de la sorpresa que un se lleva con el relleno. Realmente creo que es así: ¡Sorpresivo!
      Hay muchas y muy buena recetas. Lo importante es hacer un alto en el camino y ponernos a pensar en esas cosas que por el ritmo diario a veces dejamos más o menos descuidadas. Participar... Dios mediante hay muchos retos por veinr así que seguro habrá oportunidad de que te sumes a alguno de ellos con alguna de tus excelentes recetas.

      Eliminar
  5. Me encanta el pastel de papa o cualquier receta similar. Esta de hoy es una de las mejores que vi, porque me encantan el choclo y la calabaza! Encantan! Y me gusta tu idea de que hacer y como la transmitiste.
    Me gusta tu look nuevo Silvia! Yo tb tuve el estilo dinamico un tiempo, pero me entere que no es muy compatible con el resto de social media, asi que volvi al de siempre. Que tambien lo hice yo, no te desanimes, blogger lo hace bastante facil. Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que mi receta te haya gustado, Paula. En casa gusta mucho, mucho y es bueno que así sea porque es un plato lleno de colores e historia de la tierra.
      Veremos cómo me va con esto del re-diseño del blog. Por ahota mantengo las esperanzas altas y puedo seguir intentándolo.

      Eliminar
  6. Tiene todo el aspecto de estar buenísimo, es muy apetitoso y con un bonito color.
    Ya veo que estás de cambios y te está quedando muy bonito el blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana, por tu cariñosas palabras. Vereos qué tal me va con el nuevo orden. Ja-ja !

      Eliminar
  7. Ñammmm Los del NORTE saben mucho!!!! :)))))

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2/5/14 22:31

    Gracias, la acabamos de hacer, deliciosa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por tomarte el tiempo de dejar tu comentario. Me alegra que les gustara.

      Eliminar

© Álamos Ventosos. Design:Maira Gall.